Dato de la UCA que ratificará el INDEC en pocos días

Dato de la UCA que ratificará el INDEC en pocos días

Durante su campaña a la presidencia, Mauricio Macri prometió que si era elegido Presidente lograría la ‘Pobreza Cero’ en Argentina. Sin embargo, desde que asumió, la Pobreza no para de crecer. La semana que viene se conocerá el índice del tercer trimestre de este año y otra vez superará el 30%. El problema no sólo compromete a Cambiemos, sino a todo el arco político, empresario y sindical.

Tras el éxito del G20, a Mauricio Macri le toca enfrentar el crecimiento de la pobreza. Foto: Bloomberg

La pobreza aumentó en alrededor de unos 5 puntos durante el tercer trimestre del año. La abrupta suba obedece a dos cuestiones centrales: la aceleración del proceso inflacionario y la caída fuerte de la actividad formal e informal.

Así surge de los estudios que difundirá la semana próxima la Universidad Católica. El trabajo del prestigioso Observatorio de la Deuda Social de la UCA dirá que otra vez la pobreza supera el 30%.

El documento se está ultimando y el anuncio buscará contornear el impacto político de un indicador que, al parecer, estará entre el 32 y el 33%.

La UCA marcó con precisión la evolución de la pobreza, cuando Cristina manipuló los índices y Axel Kicillof suspendió la información para no “estigmatizar” a los pobres.

El kirchnerismo, en sus últimos cuatro años , persiguió a los técnicos que decían la verdad: que Cristina estaba dejando una pobreza también superior al 30 %.

Es un informe técnico y riguroso que anticipa -con precisión- los datos semestrales que elabora el INDEC. Jorge Todesca dará las cifras en el otoño, al comienzo de campaña electoral.

La UCA mide en forma trimestral. El INDEC, semestral. Pero ambas mediciones mostrarán un fuerte aumento en la marginación social.

Será un indicador social y político complicado para Mauricio Macri. Afirmó que había que evaluar su mandato por los indicadores de pobreza: “Si cuando finalice mi gestión no bajó la pobreza, habré fracasado».

La estadística indica que -por ahora- no hubo mejoras: uno de cada tres argentinos está en esa categoría. Un tercio de la población. Así los datos objetivos se alejan del eslogan electoral que acuñó Jaime Duran Barba: “Pobreza Cero”.

En verdad todos las estadísticas actuales van en la dirección contraria a esa promesa de campaña. Ahora se entiende la última afirmación de Macri: “No quiero dar mas pronósticos”. El problema no sólo compromete a Cambiemos. Todo el arco político, empresario y sindical carece de propuestas concretas. La Argentina no tiene un plan de crecimiento e inversión, que permita integrar a la sociedad.

El informe dirá que no hay pérdidas masivas de puestos trabajo. Pero sí precarización , aumento de la desigualdad social y el problema concentrado en el conurbano.

En la Unión Industrial insisten que el parate productivo es mayúsculo. Ayer los despachos de cemento cayeron un 16,6 %. Los liderados por Miguel Acevedo sostiene que la tasa de interés es incompatible con la producción .

Dante Sica afirma lo mismo en la intimidad. El ministro inició una batalla interna contra el Banco Central: exigió que las tasas bajen más rápido. Pero el combate duró poco y Guido Sandleris le torció la mano en el primer round.

El sistema financiero espera que de un momento a otro Javier Gonzalez Fraga deje el Banco Nación. Macri tiene decidido ubicar a Francisco Cabrera allí y espera el momento de anunciarlo. También quiere volver Mario Quintana, uno de los responsables de la crisis cambiaria. Tuvo una conversación a solas y en la Casa Rosada con el Presidente.

Quintana se convirtió ahora en un “lilito” y se apoya en la líder de la Coalición Cívica para reingresar al gobierno. Pero su proyecto choca con una realidad: es el peor momento en la relación entre Carrió y el Presidente.

Nicolas Dujovne y Sandleris tienen la decisión tomada: la rebaja de la tasa será muy lenta y prudente para evitar sobresaltos cambiarios. Conocen que el esquema financiero es muy endeble. Un verdadero “equilibrio inestable” que se reflejó esta semana : apenas bajó el costo del dinero, subió el dólar. Un twitter de Donald Trump revirtió el martes la baja del riesgo país que se adjudicó pomposamente el lunes al G-20.

A los hombres de negocios también los atormenta otra cosa : cayó como una bomba, la nueva ofensiva judicial contra Paolo Rocca. La investigación continúa y entre los empresarios se estima que la causa de los cuadernos terminará con 110 empresarios procesados.

En el establishment existe un fuerte crítica a la actitud prescindente de la Casa Rosada frente a la derivación económica del caso de los cuadernos. Ya Juan Chediak se lo reprochó al propio Mauricio Macri. También, constructores como Gustavo Weiss y hubo un mensaje directo de Aldo Roggio .

Rocca -no se va a decir- afirmó ante sus íntimos que “es muy injusto” el proceso contra Techint. Pidió permiso al juez , para salir de Argentina. Lo hace por compromisos laborales, pero tendría decidido limitar sus viajes a Buenos Aires solo para los requerimientos judiciales y compromisos indispensables.

El pedido de detención de Rocca impactó en el índice el riesgo país. Otra vez tocó ayer niveles récord.

El indicador no baja básicamente a causa de la estrategia electoral de Cambiemos: incentivar la grieta y polarizar con Cristina. A la ex presidenta le abrió una gran oportunidad para pelear por su vuelta.

Las disputas en Cambiemos también meten ruido en los inversores. La fuerte división con Elisa Carrió agrega interrogantes, porque a Macri ahora no le sobran votos. El planteo de la diputada fue duro, pero refleja las creencias de la socia fundadora de Cambiemos.

Marcos Peña minimiza el hecho y dice en la intimidad: “Carrió está celosa de Patricia”.

Pero Macri tuvo comentarios despectivos hacia su socia. Reaccionó molesto por los twitter y en la intimidad volvió a mencionar una comparación odiosa : “Habla como Maradona.”

El riesgo país sigue en alza: superó los 700 puntos 

El riesgo país, que en diciembre pasado estaba en 350 puntos básicos, hoy supera los 700 bps. Y le cuesta bajar.¿Motivos? el riesgo político y la consiguiente incertidumbre por el resultado electoral de las presidenciales de 2019.

Según el periodista Alejandro Colle, de ámbito.com, la virtual polarización entre Mauricio Macri y una eventual candidatura de Cristina de Kirchner hace que cualquier bono o letra que vence de 2020 en adelante rinda hasta 3 veces más de los papeles que se amortizan el año próximo, más después de las primarias. Y un punto adicional si la jurisdicción del bono es local.

Pero aunque se resolviera el factor electoral, hay otro elemento que dificulta la compresión de ese spread, que es más de 400 bps superior al de Brasil. Y es que los potenciales compradores de deuda soberana argentina ya incorporaron a sus carteras más de lo que quisieran. Federico Tomasevich, CEO de Puente, lo estimó en un reciente simposio de ejecutivos de finanzas: “hay asset managers que tienen hasta el doble de exposición con Argentina en deuda soberana y también están excedidos en renta variable”.

“Era una muy buena apuesta a que en un año y medio Argentina convergía al resto de los emergentes. No salió”, explicó el banquero.

Si en Nueva York están “long” en papeles argentinos, y encima vienen perdiendo hasta 26% en el año, tampoco cabría esperar un impulso decisivo cuando se incorpore al país al índice MSCI de emergentes, aprobada en junio, pero que comenzará a regir a partir de la revisión semestral del indicador que se hará en mayo próximo.

Según Tomasevich, “el flujo de capitales todavía es negativo. Hay retiro de emergentes: este año se fueron u$s35.000 millones. No veo chance de compresión de spread”.

El Balance Cambiario del Banco Central revela que el 20% de esa cifra se fue de Argentina. Los inversores no residentes retiraron capitales por un total de u$s6.279 millones. Y otros u$s658 millones bajaron préstamos financieros, líneas de crédito y títulos de deuda.

Argentina es catalogado como “high beta”: la volatilidad de sus activos es superior a la de aquellos de países comparables. Y también el riesgo. Significa que cuando deciden reducir exposición en emergentes, es lo primero que vende un fondo. Los seguros de default (CDS) para deuda soberana argentina de 5 años cotizan en torno de los 650 puntos. Casi el triple del nivel de diciembre 2017. Igual que el riesgo, encuentra dificultad para bajar.

La calificadora Moody´s mantuvo en octubre la nota B2 para la deuda del país. Es la misma que le puso en noviembre de 2017, cuando la había subido del nivel B3, de marzo 2016.

Un combo de factores, con incertidumbre política, dudas sobre las chances de cumplir el objetivo simultáneo de llegar al déficit cero y ganar las elecciones, e inversores sobreexpuestos en bonos argentinos, explica por qué en lo inmediato se hace difícil la baja del riesgo.